En la sacristía se guardan las banderillas utilizadas en las procesiones.

 


Iglesia de Caguach



Otras Notas

Ema Plascencia ex zurcidora de Tomé.

Evangelista Soza, tejedora de Talaure.

Genoveva Yamayo, asesora del hogar.

Ver todas
 
Te recomendamos
- Celebración del Nazareno de Caguach.
- Tesoros de Chiloé: Comunidad Mestiza.
Nuestra Gente
Inicio/Notas y Reportajes/Nuestra Gente...
1 / 2 /
Febrero 2009
Moisés Unquén: patrón mayor de Caguach
“Yo no sé rezar”

Huilliche y agricultor, Moisés Unquén, patrón mayor de Caguach, no sólo vela por la imagen del Nazareno de Caguach, figura central de este santuario al que acuden miles de fieles cada mes de agosto, celebración que se repite el tercer domingo de enero. Su función es también acoger y organizar a todos los representantes de las islas, así como autoridades de la iglesia y sacerdotes que llegan a participar de la festividad. Y preocuparse, todo el año, de que nada le ocurra a su iglesia, declarada Patrimonio de la Humanidad.

Por Rosario Mena



Moisés Unquén

Son pasadas las cuatro de la tarde, del tercer domingo de enero. Y la celebración del Nazareno ya se da por terminada en el santuario de Caguach, la pequeña isla situada frente a la localidad de Achao. Moisés Unquén, el patrón mayor, cargo de enorme importancia, si se considera que sobre él recae la responsabilidad de la imponente figura del Nazareno durante las liturgias y la procesión que acaba de finalizar, se prepara para regresar a casa. Pero su trabajo comenzó el pasado miércoles cuando tuvo que organizar la fabricación de las guirnaldas de flores, realizada al interior del templo por las vecinas de la comunidad.

“Soy como el dueño de casa. Yo tengo que abrir la iglesia y recibir a la gente que llega, al obispo, a los sacerdotes. El viernes llegaron los pueblos: Apiao, Alao, Chaulinec, Tac. Las cuatro islas vecinas, que junto a Caguach forman el núcleo de esta festividad. Ellos tienen sus refugios, sus casas, yo estoy a cargo. Tengo que entregárselos ordenados y limpios para cuando ellos llegan”. Si bien, el santuario les construyó los refugios, la alimentación y provisiones corren por cuenta de los huéspedes: “Tienen que traer su propia comida, su leña. Se instalan tres días, pero en agosto son nueve días, porque se hace una novena. Termina el 31 de agosto, el día de San Ramón. Traen cosas que duren, como la carne ahumada. Las gallinas las traen vivas”.
 
Subir
1 / 2 /

Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita. Las opiniones expresadas en esta entrevista son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan necesariamente el pensamiento de Nuestro.cl
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: