Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Links
Sugerir Agenda
Nuestra Gente
Inicio/Notas y Reportajes/Nuestra Gente...
1 / 2 /
Agosto 2007
 
Manuel Concha, lustrabotas
Cronista de la Plaza de Armas

Sentado en su pequeño piso el lustrabotas Manuel Concha, observa el devenir callejero y como un verdadero cronista urbano recuerda y enumera los cambios que ha sufrido el centro de la capital.


Revisa el álbum

Siempre sentado en un piso bajo Manuel Concha Concha de 62 años, observa a los transeúntes de la Plaza de Armas. Él describe el panorama como un "caleidoscopio". "En un rato está tranquilo y después llegan los chinchineros, los globeros, mucha gente, mucho colorido. Hay muchas sorpresas en este lugar, me gusta la ciudad", explica desde su puesto de trabajo, el que ocupa menos de un metro cuadrado. En él, no puede faltar el diario, porque es lo primero que buscan los clientes cuando se sientan en su sillón para que le lustren los zapatos. Lleva 47 años siendo lustrabotas.

Describe su quehacer con cariño. Primero le pone al cliente unos pedazos de plástico, hechos de botellas de bebida, alrededor de los calcetines para no ensuciarlos. Luego le saca el polvo a los zapatos con una escobilla, les esparce tinta y espera unos segundos que se sequen. Luego les pone pasta y empieza a sacar brillo. Con un cepillo de dientes viejo afina detalles como el cerco que sobresale al forro de cuero. Otra vez echa pasta y vuelve a lustrar. Esta labor dura entre 5 y 10 minutos, dependiendo del zapato. "No puede durar menos. Esto es un trabajo igual que cualquier otro. Si lo hace correctamente siempre va a tener clientela", explica don Manuel. "Con una lustrada semanal el cuero se hace flexible y dura más", agrega.

Sólo cobra $300 por cada lustrada. Al día gana en promedio 5 mil pesos. Antes ganaba entre 7 mil y 10 mil pesos. El trabajo ha menguado. Para almorzar se compra un sanguchito en el sector. Aguanta el mal tiempo estoico. En el invierno y en el verano las temperaturas se vuelven más extremas por el cemento que hay en la plaza, el que irradia más frío o más calor según la temporada. "Antes la plaza era más bonita, había jardincitos que hacían más soportable el clima. Me gustaba más como era antes de la remodelación".


Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: