Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Links
Sugerir Agenda
Noticias
Inicio/Notas y Reportajes/Noticias...
1 /  2 / 3 /
Julio 2007
 
 
El siglo de Lucila

El hermoso testimonio de una maestra normalista que se entregó en cuerpo y alma a la educación chilena y que hoy, a punto de cumplir cien años, mantiene intacta la agilidad intelectual, el compromiso y la satisfacción de encarnar un valioso patrimonio moral y cultural.

Por Rosario Mena


Foto: www.portaladultomayor.com

"Viviría todo de nuevo", asegura Lucila Henríquez, quien el próximo 11 de marzo cumplirá 100 años. Y la celebración promete ser en grande. "Si no es en el Estadio Nacional no quiero nada", bromea esta profesora normalista de envidiable estado físico, cuya elocuencia y lucidez a toda prueba hacen sobrado honor a su nombre. Un siglo de compromiso con la educación, que inició en una escuela rural de Osorno, donde, a los 19 años, oficiaba de madre, enfermera, barrendera, cocinera y hasta peluquera de sus niños, a los que compraba los materiales y el alimento con su propio sueldo. Labor que continuó con su quehacer sindical en la Sociedad de Profesores de Instrucción Primaria, de la que fue Presidenta durante 8 años y cuya historia recopiló en un libro autoeditado, además de sus cursos en el Servicio Nacional del Adulto Mayor, los que con agrado imparte "para cultivar la memoria", don del que ella hace gala recordando detalles y fechas exactas.

Por si fuera poco, cada Navidad revisa cuidadosamente, y sin anteojos, más de 4000 cartas al Viejo Pascuero de las que recibe Correos de Chile. Una hazaña, que el año pasado, registró el diario La Cuarta, con foto y todo, en su sabrosa jerga popular. Publicación que no ha sido la única que ha destacado los méritos personales y profesionales de esta mujer dedicada a mejorar la educación en Chile. "Pongan buenos pedagogos en el Pedagógico para que formen a buenos profesionales, rigurosos, preparados y con vocación. Así van a mejorar la educación en el país", afirma sin vacilar quien ha sido testigo de una educación pública que otrora fue modelo para el resto de Latinoamérica. "Con el fin de las escuelas normales se perdió lo más maravilloso: ser profesor de vocación. Si usted no tiene vocación no puede enseñar".

En su opinión, el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, funcionó bien al principio. De él egresaron maetros tan destacados como Darío Salas, que primero se había formado en la Escuela Normal de Chillán. Fue él quien, en el año 1903, funda la Sociedad de Profesores de Instrucción Primaria, "que ha tenido una actividad enorme en la vida económica y cultural de Chile y una influencia decisiva en mejorar la educación en el país". Junto a otros maestros pertenecientes a esta entidad, en 1905 Salas fue enviado por el Gobierno a perfeccionarse a Estados Unidos, "para contrarrestar la influencia alemana en la educación."Otro de los pioneros del Pedagógico fue Luis Gómez Catalán, Premio Nacional de Educación en 1943.

De acuerdo a la visión de Lucila, cuando la carrera de pedagogía se instaló en el campus de Macul "el profesor se perdió". La baja del puntaje exigido para ingresar y la "mala selección" de los profesores, habrían mermado la calidad de la formación. "Ahí empezaron a entrar los que no tenían otra opción. Se masificó la enseñanza y se desvalorizó la profesión del profesor".


Subir
1 /  2 / 3 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: