+ Cultores de lo chileno
Benito Baranda
Olga Salinas, ceramista de Pomaire
Benito Baranda
Bordadora de vestidos de el Barrero
Benito Baranda

Rosita Alarcón: cantora popular

Ver todas las notas
 
Artículos Recomendados
- Entrevista al chef Guillermo Rodríguez.
- Pilares de la evangelización en Chiloé, por Renato Cárdenas.
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Gente en el Patrimonio
Inicio/Notas y Reportajes/Gente en el Patrimonio...
mayo 2004

En el Día del Trabajador

Una historia color carbón (continuación)
Fue en abril de 1943 cuando nació el hijo número 11 de la familia, el séptimo hijo hombre. "Entonces el séptimo hijo varón tenía que ser ahijado del Presidente de la República, que en ese tiempo era Gabriel González Videla. Tenía 23 días cuando mandaron a buscar a mi mamá en un auto para ir al bautizo con el Presidente. Ahí lo bautizaron, le pusieron Luis Antonio y, a la vuelta, el auto tiene un accidente y se muere mi mamá, que se llamaba Elisa, con la guagüita".

Acaeció un 14 de octubre. La trágica noticia apareció en los periódicos. No sólo porque el niño era ahijado del Presidente, sino también porque la familia ostentaba cierta fama en la zona. "Mi papá era famoso como dirigente de los mineros y mi hermano era futbolista y atleta y 2 días antes de la tragedia había salido campeón de la maratón".


Nada impidió, sin embargo, que un año más tarde, el padre y los dos hermanos mayores fueran detenidos por orden del Presidente, padrino del pequeño hijo fallecido. "Mi papá fue llevado a Pisagua, porque era dirigente sindical, porque rompía los esquemas, el venía a Santiago con los obreros, con los pliegos de peticiones y por eso se lo llevaron. A mis hermanos los detuvieron a uno en el Pique 1 de Lota y al otro en el barco acorazado de Videla. Por ser hijos de Santos Tamayo".

Siendo apenas una niña de 11 años Genoveva quedó a cargo de una casa con 7 niños. "Yo iba al economato, a sacar la mercadería, porque mi padre tenía cuenta. Y cada dos días hacía el pan para mis hermanos". La pesadilla parecía terminar 32 días después, pero el fin ya había comenzado: "Un día el ingeniero a cargo de la mina me mandó a buscar con la asistente social para que hablara con González Videla para que soltara a mi papá y a mis hermanos. Videla los soltó con la condición de que toda la familia abandonara la zona en 48 horas". Se vinieron relegados a Santiago, donde el padre, deprimido y sin motivo para luchar, enfermó de cáncer y murió a los pocos años.

Los hermanos encontraron trabajo en otros rubros y Genoveva comenzó a trabajar como asesora del hogar. "He tenido suerte, siempre he sido bien acogida. Siempre he tratado de ayudar en las casas, de hacer lo que más se puede, tratar de economizar porque yo estoy acostumbrada a ser organizada. Me habría gustado ser profesora, pero de cocina. Siempre en la cocina". Además de las tartaletas saladas, de alcachofa, atún, pollo o espinaca, la cocina chilena es su fuerte. Entre las especialidades de Genito, como le dicen en la casa donde trabaja actualmente, también se cuentan los porotos, la cazuela, el "chanchito", el pastel de choclo y las empanadas.
     
|
2 >
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del