Cartel dispuesto en la entrada de la casa de Carmen Gloria Benítez.
 
+ Cultores de lo chileno
Benito Baranda
Organilleros: la música de nuestras calles
Benito Baranda

Rosita Alarcón: cantora popular

Benito Baranda
Raquel Barros: la dama del folclor
Ver todas las notas
 
Artículos Recomendados
Pilar Jorquera: enriquecer nuestra tradición culinaria
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Gente en el Patrimonio
Inicio/Notas y Reportajes/Gente en el Patrimonio...
Noviembre 2002

Carmen Gloria Benítez, bordadora de El Barrero:
La unión hace la fuerza (continuación)


Si bien fue, esta iniciativa el origen de una producción que hoy caracteriza a El Barrero, donde pueden encontrarse más de cuarenta talleres de confección, la mayoría de ellos en las mismas casas, el éxito tal vez radique en que esta semilla cayó en terreno fértil. Muchas de las trabajadoras que se involucraron poseían ya una tradición familiar de hilos y agujas. "Mi mamá tenía un taller de alta costura en Chillán- cuenta Carmen Gloria- yo de niña sabía hacer bastas, pegar bonotes. Muchas de las que trabajamos aquí en sus familias cosían, en la provincia. También uno aprendía en los colegios de monjas, en Chillán, San Carlos, Talca, Linares, Puerto Montt".

En los 80 la mayoría de las mujeres comenzó a independizarse, aunque se mantuvo un grupo que hasta hoy provee la tienda de los primeros Talleres de Conchalí, ubicada en Vitacura. La Fundación Bordadoras de Huechuraba, que dirige la señora Carmen Gloria, y que cuenta con el apoyo de la Municipalidad de Huechuraba, la componen 28 mujeres, cada una de las cuales produce y vende en forma independiente. "Nos dijeron que si nos asociábamos teníamos mejores posibilidades para tener buenos volúmenes de venta a tiendas, hacer un poco de publicidad, y todo eso. Porque para una sola es muy difícil. Además la municipalidad no nos cobra patente. Nos han hecho cursos de capacitación, nos enseñan cómo vender, cómo tratar al público, también nos ganamos un fondo con un proyecto y nos hicieron unos bolsos y unos folletos publicitarios".

A diferencia de la mayoría de las bordadoras, que han dejado la artesanía por la productividad de la máquina, el taller de Carmen Gloria es uno de los pocos que continúa con su trabajo tradicional, preservando el bordado a mano "que es lo valioso". Lo que buscan con lupa las familias acomodadas que recorren las casas de El Barrero para encontrar un vestido elegante para sus hijas o los exportadores que han vendido sus diseños exclusivos a países como Francia, España, Noruega, Dinamarca, Argentina y Estados Unidos.

 
subir
     
|
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
Agregar a Favoritos
Escríbenos
Mapa del Sitio
Créditos
Un Sitio
Patrocina