Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Links
Sugerir Agenda
Nuestra Gente
Inicio/Notas y Reportajes/Nuestra Gente...
1 /
Marzo 2007
 
Oficios tradicionales
Afilo cuchillos

Desde la Colonia, se fue gestando una serie de personajes típicos, cuyos oficios caracterizaron la vida cotidiana de los habitantes de las grandes ciudades del país. El vértigo de la modernidad y la globalización amenazan su continuidad y, por eso, hoy constituye un hallazgo urbano escuchar los sones de un organillero, el silbato del afilador de cuchillos, los pregones del estirador de somieres o del ciego vendedor de escobas.

Por Cecilia García-Huidobro FzK

 


Manuel Rojas mantiene vivo un tradicional oficio

El inconfundible silbato anuncia que el afilador de cuchillos anda por la cuadra. Tijeras, podadoras, cuchillos, machetes, etc. pueden adquirir nuevos bríos, gracias a los oficios expertos del afilador de cuchillos. Recorre a pie barrios completos con su instrumento de trabajo, que destaca por su organización y eficiencia: ganchos para colgar las tijeras y para los anteojos protectores, orificios para sostener los cuchillos, un pedal con el que le da impulso al afilador y una caja de madera donde guarda todos sus utensilios.

Manuel Rojas trabajó 15 años en la Maestranza San Bernardo. Todavía le da pena pasar por el lugar donde ya no queda nada de la industria en que se formó como técnico metalúrgico. "Siempre he sentido orgullo de haber trabajado en un lugar tan bonito e importante", señala nostálgico. Con el desahucio por el despido, se compró una casita en Cartagena. Ante la disyuntiva de qué hacer, se acordó de un vecino que tenía un afilador portátil de cuchillos y le copió la idea. A una fábrica de plásticos, le mandó a hacer varios silbatos y se lanzo a conquistar la calle.

Con una gran capacidad de trabajo, camina kilómetros, atrayendo a las dueñas de casa que valoran la importancia de un filo agudo. "Como ya me conocen, me llaman para pegas concretas. Por ejemplo, antes de la temporada de invierno, una camioneta me lleva a un hotel en Farellones y, en dos días, dejo como nuevos todos los cuchillos". Sin embargo, su inventiva empresarial lo lleva a lugares donde sabe que sus servicios serán requeridos, como todo el litoral central, durante el verano.

Conoce casi todo Chile. Toma su instrumento, que ingeniosamente puede doblarse para caber en la carga de un bus, y llega a Arica, Concepción o cualquier lugar al que decida privilegiar. Le gusta la aventura y la sensación de novedad que le otorgan sus viajes, pero " lo que más me gusta, es sentirme activo y que, gracias a eso, pude educar bien a mis hijos con esta pega". Una pega de la que se siente muy orgulloso, como lo demuestra la seguridad con que anuncia lo que va a hacer y las características del objeto que va a intervenir: "Estas tijeras son muy buenas. Las fabrican en Alemania, fíjese la calidad del acero. Hay que afinar la punta que impide el buen corte. No, si no cualquiera puede hacer esto. Hay que realmente saber", asegura, antes de cubrirse el rostro con los anteojos de plástico amarillos y empezar el pedaleo que lanza chispas.


Subir
1 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: