Ir a Lindura Criolla
 
 
 
+ Lindura Criolla

Los bellos anónimos: Entrevista con Paz Errázuriz

Secretos de belleza

Retrato al paso: Dibujante en la Plaza de Armas

Ver todo el Especial
 
Te Recomendamos
Vistiendo nuestra prehistoria: Los atuendos de los primeros habitantes de Chile.

 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Artículos y Links
Publicar en Agenda
Etnias
Inicio/Notas y Reportajes/Etnias...
Octubre 2004


Estereotipos y técnicas de belleza corporal

Vanidades precolombinas (continuación)


Deformador facial del siglo XIX ocupados por la cultura por la cultura andina de Los Mayta, contemporánea a Tiwanaku.
La deformación craneana alcanza también al territorio chileno. Fue común en la zona norte, en culturas como Faldas del Morro, varios grupos del Intermedio Tardío en el Loa y zona del Salar de Atacama y la cultura Molle, en la cual también es profuso el uso de aretes y otros accesorios en la cabeza, así como también el maquillaje.

Vestuarios y ornamentación complementan la belleza corporal, al tiempo que identifican a una determinada comunidad, tendiendo a parecerse entre quienes viven juntos o forman parte de una cultura, tal como ocurre en nuestra sociedad con las modas y usanzas. En los pueblos precolombinos, vestidos y adornos aparecen como "indicador de filiación étnica para un observador externo" y en algunas culturas "asumen, además, un rol consciente y emblemático de identidad". En la cultura Inca, el vestuario fue un importante indicador de funciones y jerarquías. Así fueron usados en los Andes los gorros y tocados, llegando incluso a permitir distinguir en Arica a funcionarios Tiwanaku del altiplano, por sus gorros de cuatro puntas policromos estilo Loreto Viejo, de los pobladores locales "tiwanakonizados" que usaban gorros monocromos estilo Cabuza".

El hecho de que sea la mujer la que representa la belleza corporal en la sociedad, es, a todas luces, un asunto más cultural que genético. "En todas las especies poligínicas, donde un macho se empareja con muchas hembras, desde los ciervos a los pavos reales, en general es el macho el más ornamentado, aunque hay excepciones como los camélidos. Lo mismo parece pasar con las culturas. En aquellas donde hay poligamia suele ser el hombre el más ornamentado. También en sociedades donde la belleza se asocia más al poder y prestigio que al atractivo sexual o la fertilidad, como por ejemplo, en la cultura Moche".

             
|
|
3
|
4 >
 
subir
     
Prohibida la reproducción de imágenes y textos sin previa autorización escrita.
  ¿Tu Favorito?
Escríbenos
Mapa
Créditos
Un Sitio
Patrocina
Ganador del