Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Links
 
Vivan los Museos
Inicio/ Vivan los Museos...
1 / 2 / 3 /
Septiembre 2008
 
Arica-Parinacota
Un centro mundial para el turismo arqueológico
En 2007, el Museo Arqueológico Universidad de Tarapacá, en San Miguel de Azapa, ubicado en dicho valle al interior de Arica, y tradicionalmente conocido con el nombre de esta localidad, cumplió cuarenta años. Resguardada en modestas dependencias dentro de una parcela, su extraordinaria colección de 80 mil piezas, en excelente estado de conservación, gracias a la sequedad y salinidad del desierto, es reconocida a nivel mundial, dando cuenta de 10 mil años de historia en el territorio conformado por la recientemente creada región de Arica-Parinacota.

Rodeado de atractivos sitios arqueológicos, ubicado en una zona de gran riqueza patrimonial, e ignorado por gran parte de los chilenos, se trata de un centro de investigación de primer nivel dentro del circuito académico y científico internacional, donde los especialistas encuentran la documentación, el registro y toda la información que sustenta cada uno de los objetos, fruto de las excavaciones e investigaciones de los arqueólogos de la Universidad. Sobre sus fortalezas, desafíos y perspectivas, así como sobre los nuevos proyectos de puesta en valor y difusión del valioso patrimonio regional conversamos con la antropóloga social Marietta Ortega, directora del Museo y del Departamento de Antropología de la Universidad de Tarapacá.

Por Rosario Mena


El Museo Arqueológico Universidad de Tarapacá, en San Miguel de Azapa, nace de la iniciativa de pioneros ariqueños aficionados a la arqueología que en la década de los sesenta comprendieron el valor de los restos que habitualmente se hallaban en la ciudad en las faenas de construcción que abundaban en la época de su auge urbanístico. Profesores de historia, ingenieros y arqueólogos amateur, que luego se profesionalizaron, son los iniciadores de la extraordinaria colección que con el tiempo se ha ido acrecentando, tanto por donaciones, como por requisamiento de piezas en comercio ilegal, y especialmente excavaciones e investigaciones de los especialistas de la Universidad y hallazgos que, en cuarenta décadas, se han sucedido en una zona donde abundan los restos arqueológicos.

A fines de los ‘70 llegan los arqueólogos profesionales que se agregan a este equipo: como Patricia Soto, antropóloga física; Mario Rivera, arqueólogo; Ivan Muñoz, Calógero Santoro, Juan Chacama, que son los primeros arqueólgoos profesionales de Chile egresados de la Universidad del Norte. Es en los años ‘80 cuando pasa a depender de la Universidad de Tarapacá, surgida de la fusión de la sede norte de la Universidad de Chile, con la antigua Universidad del Norte, que había adquirido la colección una década antes, instalando el Museo en su actual asentamiento, en el molino de procesamiento de aceite de oliva ubicado en la parcela de San Miguel de Azapa, adquirida por la Orden Jesuita, cuyo lagar es hoy la principal sala de exhibición. En ella se presentan las distintas etapas de la arqueología ariqueña, además de una muestra etnográfica del altiplano de Arica e Iquique, sobre la vida de estos pueblos andinos en tiempos más recientes.


Subir
1 / 2 / 3 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: