Francisco Brugnoli.
 
La primera sede del MAC ubicada en el "Partenon" de la Quinta Normal.
 
Te recomendamos
- Museo de Arte Contemporáneo (MAC).
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Links
 
Vivan los Museos
Inicio/ Vivan los Museos...
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
Agosto 2008
 
Francisco Brugnoli, director del MAC
“Lo que recibimos como presupuesto no alcanza para los gastos de mantención”


Clave ha sido la gestión de Francisco Brugnoli, como Director del Museo de Arte Contemporáneo, cargo que ha ejercido durante 10 años, en la conservación, puesta en valor y difusión del patrimonio conformado por la producción de artes visuales a partir de la segunda mitad del siglo XX. Tras su llegada al Museo, la colección, que estaba guardada en bodegas desde el terremoto de 1985, fue restaurada y exhibida. Bajo la presidencia de Lagos, y gracias a la acción de los medios de comunicación, logró que el Gobierno le otorgara mil millones de pesos para restaurar y habilitar el edificio que se encontraba en penosas condiciones.

Pero los desafíos son permanentes y los recursos, provenientes del presupuesto de la Facultad de Artes de la Univesidad de Chile, siempre insuficientes. Acrecentar la colección con obras principalmente nacionales pero también con piezas internacionales emblemáticas y referentes para la escena local, y darle un mayor espacio de exhibición, es su objetivo para el Bicentenario. Una de sus grandes proyecciones es lo que llama la “externalización del museo”, para convertirlo en un agente cultural, tanto en el espacio físico como virtual.

Por Rosario Mena



Francisco Brugnoli revisando los trabajos de restauración
de la sede del Parque Forestal del MAC.

Hace ya una década que Francisco Brugnoli, académico y artista consagrado, está a la cabeza del Museo de Arte Contemporáneo, dependiente de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile. Poner en valor su colección, transformar el espacio en un centro activo y diversificarlo a otras locaciones como la sede de Quinta Normal, lograr la remodelación y habilitación del edificio, implementar un área educativa, un incipiente centro de documentación, así como un laboratorio de arte digital, han sido conquistas que, al mismo tiempo, abren nuevos desafíos.

Nuevas necesidades que se topan con la eterna escasez de un presupuesto que ni siquiera alcanza para cubrir los gastos de mantención. “Tras la remodelación quedamos con un museo más grande, con ascensor, con equipos de climatización. Todo eso tiene costos de mantención y seguimos con el mismo presupuesto”. Por otra parte, las exigencias de conservación de colecciones condicionan la posibilidad de llevar a cabo objetivos como el de hacer crecer la colección permanente y su espacio de exhibición. “Para el 2010 la idea es que la prioridad sea la exhibición de la colección de arte chileno, contando también con espacio para obras internacionales de gran valor, y arte latinoamericano – explica el Director-. La idea es adquirir obras a través de donaciones, pero no podemos hacer una campaña de donación hasta no tener completamente habilitados los depósitos, libres de humedad. Aunque ahora la estamos controlando, es muy difícil eliminar la humedad natural del hormigón, a pesar de los sistemas de climatización”.

Pero esa sólo una de sus preocupaciones, que apuntan a grandes ideas como la de “externalizar el museo” a través de un proyecto educativo, de la expansión a otros espacios, actuando como articulador de acciones y producciones artísticas, y del desarrollo de una plataforma de arte virtual. Entre tanto, se plantea sobre problemáticas contingentes como la defensa de los derechos de autor y la protección de las obras en Internet, que no dejan de plantear escenarios complejos. “Me parece muy válido para la música, la literatura. Pero con las artes visuales tengo problema. Yo no puedo cobrarle a un niño de una escuela municipalizada por bajar una obra. De alguna manera, la música tiene mucho más difusión, en cambio, la única manera de acceder a una obra es venir al Museo, cosa que un niño de Magallanes no puede hacer. Las obras que pertenecen a los museos nacionales deben considerarse patrimonio del país. El país le debe su arte al autor, pero el autor también se lo debe al país. Yo he tenido problemas hasta con los catálogos, por imprimir ciertas obras”.


Subir
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: