¡Hagámoslo nuestro!
Este espacio está reservado para tí. Te invitamos a denunciar, felicitar o simplemente contar tu visión con respecto a nuestro patrimonio.
¡Atrévete a ser nuestro corresponsal! Envía un texto y una fotografía en formato jpg, gif o png al correo info@nuestro.cl
 
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
 
 
Aportes y comentarios
Inicio/Comunidad/Aportes y Comentarios...
1 / 2 /
Mayo 2007
 
Hábitos de consumo de bienes culturales
Espejismo en Internet

 

El compositor y presidente de la Sociedad del Derecho de Autor, Fernando Ubiergo, se refiere a la encrucijada que representa el hábito cada vez más común de obtener música a través de internet y el necesario resguardo de la autoría de sus creadores. Ante este panorama, advierte que no es suficiente con que una comunidad reconozca este principio, si no se garantiza su protección de manera concreta. Como solución, propone no continuar demonizando los hábitos de los consumidores y crear mecanismos de retribución para los músicos.


Hoy sabemos que el acceso y uso masivo de tecnologías en la red cambió para siempre los hábitos de consumir música en el mundo. Internet es hoy la gran plaza donde concurren los nuevos consumidores de música, un ámbito para el que debemos encontrar modalidades que garanticen y concilien un acceso expedito y los derechos comprometidos, en condiciones de ecuanimidad, tanto para los autores como para el público en la transferencia digital de obras.

La forma en que millones de personas hoy se relacionan con la música, lejos de ser una moda es sólo el ruido, el ajuste de placas de una descomunal fuerza o tendencia que llegó a nuestras vidas para quedarse y no entenderlo es como ignorar que la Luna moviliza mareas.

Por otra parte observamos que la mayor parte de los melómanos piensa que bajar música desde Internet es gratis, cuando ciertamente no es así.

Pero este mito funciona como una esplendida cortina de humo para los nodos servidores, o Carriers, que religiosamente a fin de mes nos facturan por cada segundo conectados.

De algún modo, millones de personas ya están pagando en su cuenta mensual el tiempo de conexión que dedican a transferir archivos de música, sólo que su dinero va íntegro al bolsillo equivocado, una realidad que a los dueños de las autopistas virtuales no creo les interese modificar.

Los carriers promueven el hábito de subir o bajar música, y exprimen hasta el último segundo de conexión de cada ciudadano. Cada bajada de canción multiplicada exponencialmente pasa a formar parte de un tragamonedas planetario. Entonces hay que tenerlo presente, bajar música desde Internet nunca es gratis, no importa si lo hacemos desde sitios informales como; Ares, Youtube o Myspace. Alguien nos está cobrando por eso.
 
Subir
1 / 2 /
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: