¡Hagámoslo nuestro!
Este espacio está reservado para tí. Te invitamos a denunciar, felicitar o simplemente contar tu visión con respecto a nuestro patrimonio.
¡Atrévete a ser nuestro corresponsal! Envía un texto y una fotografía en formato jpg, gif o png al correo info@nuestro.cl
 
 
Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
 
 
 
Aportes y comentarios
Inicio/Comunidad/Aportes y Comentarios...
1 / 2 /
Diciembre 2007
 
Christian De Groote, arquitecto:
¿Cultura urbana?

 

Recogemos el pensamiento del arquitecto Christian De Groote, Premio Nacional de Arquitectura 1993, especializado en urbanismo en el Illinois Institute of Technology, autor de importantes edificios como el del diario El Mercurio y la acería Cronox en Huachipato, entre muchas otras obras destacadas.

Crítico implacable de proyectos inmobiliarios que constituyen para los municipios negocios tan grandes como los desastres que generan en el espacio público, así como de obras viales que atentan contra la calidad de vida en Santiago; defensor a ultranza del valor cultural de sus áreas verdes y, más allá de experto, ciudadano activo, informado y preocupado por el devenir de la urbe, que manifiesta en forma abierta y permanente sus cuestionamientos y propuestas a través de medios como las Cartas al Director de El Mercurio, nos entrega su opinión sobre los problemas claves que afectan la configuración de la ciudad y su relación con la calidad de vida y la identidad cultural. Y lo hace a través de un texto que él mismo titula con una gran interrogante: ¿Cultura Urbana?


Desde el punto de vista urbano, es irracional que los municipios tengan el poder de aprobarproyectos inmobiliarios a su amaño, movidos por el incentivo perverso de los derechos municipales, sin ninguna consideración por el "bien común", y lo que es peor, sin asumir los costos de sus decisiones, obligando no pocas veces a una inversión pública cuantiosa e improvisada cuando los problemas de circulación vehicular se hacen insostenibles, como es el caso del sector El Golf,
que es la historia de una muerte anunciada. La ciudad debe tener un gobierno autónomo, por encima de las municipalidades, y distinto al gobierno central y sus ministerios afines (MOP, MINVU, etc.), elegido por votación popular y que responda directamente a los ciudadanos (una especie de "Banco Central" urbano).

Este gobierno autónomo debe tener una noción clara de hacia dónde debe ir la ciudad y establecer reglas y metas que estarían por encima de los caprichos y avideces de los alcaldes, y que permitirían que las iniciativas de los municipios queden enmarcadas en un todo coherente. Sin esto, permaneceremos embarcados en un camino sin destino y Santiago seguirá creciendo como un cáncer al ritmo del mercado por un lado, y de las políticas sociales por el otro, deteriorando cada vez más su calidad de vida. Calidad de vida que está dada por múltiples factores que actúan en su conjunto, y cuyo equilibrio es extremadamente delicado y frágil.

Por otro lado las ciudades han sido levantadas en contextos geográficos muy disímiles que tienen que ver también con la calidad de vida, ya sea con aportes positivos, negativos, pero nunca neutros. El contexto geográfico de Santiago es excepcionalmente hermoso, con el telón de fondo de la cordillera, y las cadenas de cerros que la encierran, y como columna vertebral, el río Mapocho que discurre de oriente a poniente, y cuya caja constituye la gran apertura espacial hacia la cordillera. Esta configuración geográfica, como contrapartida, tiene el problema de la mala ventilación y de la inversión térmica, que para una urbe con el grado de contaminación de la nuestra, constituye un problema serio que afecta la salud y el ánimo de sus habitantes, y que nunca ha sido abordado en forma seria y constante.

 
Subir
1 / 2 /
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: