Este capítulo pretende recoger una reflexión sobre la imagen fotográfica a partir del casco antiguo de la ciudad de Santiago, entre 1920 y 1940. De un modo específico, se reseña los intentos de transformación de una ciudad tradicional en una ciudad "moderna".
La imagen fotográfica considerada como objeto estético o como un fenómeno de producción, a pesar de presentar amplias posibilidades de análisis, ha sido constantemente asediada en su sólo sentido referencial. Es decir, la imagen ilustradora como apoyo a un texto escrito.