Antigua Dársena del Club de Yates ubicada en el Sector de las Ánimas, Valdivia.
+ Chile Crónico
Chile un largo álbum fotográfico.
Tras la pista de Julio Bertrand
La familia Loayza.
Ver Más
 
Link Recomendado
Club de Yates de Valdivia.

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...
 
1 / 2 /
Historia del velerismo
Yatistas de Chile

 

Se preparan cada invierno, importan equipos, coleccionan anécdotas y bitácoras, encargan reproducciones a escala de sus veleros, animan clubes de yates y mesas de la Hermandad de la Costa... hasta que zarpan costeando o mar adentro, libres al viento y al sol. Ahí, finalmente, todo vale la pena. El año 1906, hace un siglo, comienza esta historia.

Miguel Laborde
Por suerte existió Luis Bierwirth, un empresario de andamios de la Avenida Bilbao quien, al menor pretexto, sacaba a flote su lado B. Era un enamorado de los veleros. De no ser por su paciencia, que lo llevó a recorrer astilleros, muelles y clubes a lo largo del país, no podríamos conocer la "Historia de la navegación a vela en Chile", título del libro que alcanzó a publicar antes de su muerte.

Fueron alemanes de Valdivia los pioneros, y entre ellos destaca Otto Stolzenbach, el precursor nacional que impulsó la creación del primer club de yates del país, el de Valdivia en 1912. Sus aventuras, por Chiloé y Aysén, el avistamiento de ballenas en mar adentro, fueron motivo suficiente para entusiasmar a un grupo de aficionados que así, hace un siglo, inició la navegación deportiva. Yates diseñados por alemanes, y construidos por hábiles carpinteros de ribera locales -como Francisco Bastidas- , dan origen a una cultura técnica que sobrevive hasta hoy en la ciudad del sur. De ahí salieron yates célebres de la Armada, del ex ministro Hernán Cubillos, y uno especialmente acondicionado para las investigaciones del Instituto de Zoología Marina de la Universidad Austral. También de Valdivia fue el "Viking", trasladado por Claudio Zondek a Algarrobo.

El mismo "Huaira", transformado en monumento en el borde costero de El Quisco hasta que el descuido lo desintegró, que era de gran tamaño, fue construido en Valdivia. La basa que lo sostenía en El Quisco hoy sostiene una imagen de San Pedro. Lo mismo podríamos decir de "La Niña" de Pedro Ibáñez, en Viña del Mar, también valdiviano. O el Famoso Millamán, que fue comprado por un grupo de La Herradura -entre ellos el presidente González Videla-, luego adquirido por cinco amigos de Papudo dando origen la yatismo en este balneario: Juan Rawlins -futuro Presidente de la federación de Yachting-, su hermano Enrique, Hernán Elgueta, Manuel Jesús Díaz y José Ramsay.
 
Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: