Escuela Consolidada, antes del terremoto. Fotografía: Municipalidad de María Elena.

 

+ Chile Crónico
El poeta de la mar, Ignacio Balcells.
Cavancha
La familia Loayza.
Ver Más
 
Te recomendamos
El patrimonio religioso después del terremoto. Junio 2005.

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...
 
1 / 2 /
Noviembre 2007
Tocopilla, Quillagua y María Elena
 

¿Sabía usted que existían estos poblados? Probablemente no. Los terremotos y otros desastres, naturales o no, suelen poner en boca de todos lugares que ni siquiera se sospechaba que existían.

Por Bernardo Guerrero Jiménez

Gracias al tarareo del pegajoso estribillo de la vieja canción de Sofanor Tobar, la "Barrerita de Quillagua", este lugar quedó en el imaginario musical. A María Elena, se le conoce porque fue donde nuestro Hernán Rivera Letelier escribió afanosamente, durante las horas de descanso, las aventuras de la reina Isabel. De Tocopilla, se sabe por los códigos futboleros. Allí nació esa promesa que se llama Alexis Sánchez. Artistas como Eric Maluenda, de Illapu y Andrés Pérez están asociados a ese hermoso puerto cuyo símbolo es el camello y el diamante de béisbol. Ahora, Alejandro Jodorowsky, reclama haber nacido ahí, aunque todos sabemos que vio la luz en el puerto mayor. Ya lo percibimos, el pasado también se inventa. Pero, esos tres pueblos son muchos más que esas referencias.

Se podría afirmar que esas tres localidades que remiten a la cultura aymara y a la pampina, constituyen, para la afirmación de una nación que desea ser uniforme en lo cultural, tres lunares negros, que nos recuerdan que el pasado nos suele hacer zancadillas. Esta vez fue la enardecida Pachamama las que nos puso en el protocolo de la memoria, que en Chile habitan aymaras y pampinos.

Quillagua ejemplifica la pobreza, producto de proyectos mineros que precisan del agua. María Elena representa la persistencia del salitre que cada vez tiene menos mercados. En tanto que Tocopilla es el orgullo de un puerto obrero en el que las enseñanzas de Luis Emilio Recabarren aún se evocan, y en el que las glorias del béisbol perduran en un libro (son los amos de este deporte, y esto es reconocido incluso por los iquiqueños, que no es tema menor). Una especie de puerto salitrero de los años '20, suspendido en el tiempo. ¿Qué diría ahora Mario Vidal de su querido Toco?

 
Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: