Barrio París-Londres.
+ Chile Crónico
La familia Loayza.
Mujeres iquiqueñas
Mujeres memorialistas.
Ver Más
 
Link Recomendado
- Página de Ramón Picarte hijo.

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...
 
1 / 2 /
Barrios de Santiago
El creador del conjunto París-Londres

 

Buscador de oro, empresario de aseo público, creador del Cine Normandie, Ernesto Holzmann terminará en Santiago impulsando rincones urbanos como las calles Huelén y Almirante Montt, siendo su mayor obra el celebrado "Barrio París-Londres".

Por Miguel Laborde

Su padre, el alemán Juan Federico Holzmann Nordmann, desde Chile se fue a California en los años de la fiebre de oro, pero no tuvo fortuna y se devolvió a Valparaíso. Aquí conocerá a una chilena con la cual se casa y forma una familia con numerosa descendencia hasta hoy.

Ernesto nace en Valparaíso. Inquieto, lo echaron del Colegio MacKay de Viña y luego de los Padres Franceses de Valparaíso, esta vez con dos amigos igualmente incorregibles pero también, como la historia lo demostrará, brillantes: Gustavo Ross Santa María, genio de las finanzas, ministro de Hacienda, principal gestor del Barrio Cívico de Santiago, y Arturo López Pérez, genio de la Bolsa de París, gracias a cuya fortuna se creará en Providencia el Centro Clínico de Cáncer de la Fundación Arturo López Pérez, el más importante del país.

Ernesto también tenía ojo para las acciones. Adolescente empleado en un banco del puerto, pronto comienza a comprar y vender papeles, origen de su primer capital. Casado a los 21 años, con el terremoto de 1906 quedará en la calle, literalmente, sin más bien que un reloj. Tendrá que partir de nuevo. Como su padre decidirá probar suerte con el oro, para lo cual se interna en la cordillera al oriente de San Fernando, en el mismo rincón aislado donde años después caerá un avión con rugbistas uruguayos; más afortunado que su progenitor, se recupera y puede volver a Valparaíso a reunirse con su mujer. Con una vocación por el aseo urbano que mantiene toda la vida - enviando Cartas al Director para reclamar en los diarios-, con un socio de apellido Pissa y algunas carretetelas logra la concesión del servicio en el puerto. Su eslogan hizo historia: "Holzmann y Pissa, los que recogen lo que los demás pisan".

El gran Valparaíso del siglo XIX tenía sus días contados, por culpa del Canal de Panamá. Observador, Holzmann decide emigrar a la capital. Amante de la vida urbana, del caminar - nunca manejó vehículos-se dio cuenta que la capital carecía de barrios atractivos cercanos al centro, donde la gente pudiera vivir y trabajar o estudiar desplazándose a pie. Estaban surgiendo mansiones frente al Forestal, pero eran pocas.

 
Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: