Link Recomendado
- Especial de belleza: Lindura Criolla.

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...
 
1 / 2 /
 
Los 80 en el puerto mayor

 

Los años ochenta en Iquique es estructuran en torno a dos hechos fundamentales para la vida de los iquiqueños. Ambos acontecidos en la década anterior. El primero tiene que ver con la violenta represión política que convierte a Pisagua, una vez más, en un campo de concentración, con todas las secuelas que ello implica. El segundo dice relación con la instauración del régimen de Zona Franca, y lo que ello significa: la masificación del consumo. La Zofri opera como un bálsamo para olvidar la pesadilla de la dictadura.

Bernardo Guerrero Jiménez
Son los años en que se escucha en forma clandestina al Quilapayún, Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, entre otros. Años en la que el otro Rodríguez, José Luis, movía a todo el país con su "Pavo Real". "Hipocresía" una canción de amor interpretada por "Los Pasteles Verdes" de Chimbote, provocaba una danza de cervezas sobre los manteles de hule de la fuente de Soda "Erica". "Born in the Usa" o bien "Dancing in the Dark" de Bruce Sprinsgteen, nos traía un nuevo sonido del rock. Las noches de Iquique, de los años 80, eran noches furiosas. En la boite "Domino's", o en el Cesar´s" la bohemia elegía que tipo de whisky quería consumir.

Y los días también lo eran. La Zofri, nos enfrentó a la posibilidad cierta de hacer realidad lo que ni siquiera imaginamos que pudiéramos obtener, el automóvil, por ejemplo. La famosa piscola fue reemplazada por el whisky. La ciudad, al igual que a comienzos del siglo XX se llenó de rostros nuevos. Esta vez venían de Taiwán o de la India. Los más pobres con más entusiasmo que ropa en la maleta, se trasladaron de Vallenar, Ovalle y de más al sur, Gorbea, por ejemplo. Eran los nuevos enganchados, pero ya no del salitre, sino que de la Zofri.

"Nos llenamos de afuerinos" decía la voz iquiqueña apagada por el ruido de los autos japoneses. Por eso que en los años ochenta, en el deporte en general, y en particular, en el fútbol, los iquiqueños encontraron el modo de expresar una vez su descontento. Era, y en eso hay que ser claro, un descontento que se alojaba más en lo simbólico y remitía al inconsciente de una ciudad que veía como se transformaba de caleta en puerto. "Deportes Iquique" nos mantuvo por cerca de una década, la de los ochenta, unidos en torno a una práctica masiva y popular. En el viejo Estadio Municipal, "la celeste", auspiciada por "Sony Cantolla", supo congregar a diez mil iquiqueños que gritaban "Cuántos somos, cuánto estamos" como una forma de pasar lista, en un asignatura en la que la identidad, con tanta Zofri y afuerinos, parecía condenada al fracaso.

 
Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: