Moai kava-kava tallado por Alberto Hotus.

 

+ Chile Crónico
El poeta de la mar, Ignacio Balcells.
Cavancha
La familia Loayza.
Ver Más
 
Te recomendamos
- Museo Antropológico Padre Sebastián Englert (MAPSE).

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...
 
1 / 2 / 3 / 4 /
Pablo Neruda y Rapa Nui
La isla imposible (continuación)

 

 

"VII La isla"

Algunos de estos gigantes quedaron inconclusos, sin forma, dormidos. Luego el viento se va de la isla y deja de procrear a estos "hijos de lava".


El regreso

Concluye así el mito de creación elaborado por el poeta que luego vuelve a constatar su propia condición de hombre moderno que no parece tener sino un lugar transitorio en Rapa Nui:

"…el apátrida de los restaurantes repletos,
el que quería irse más lejos, siempre,
no sabía qué hacer en la isla, quería
y no quería quedarse o volver…".


"XVI Los hombres"

El poeta si bien declara pertenecer al rebaño del "turismo igualitario", confesará su "tenaz adherencia al terreno/ solicitado por la aurora de Oceanía". Esta adhesión, sin embargo no le revela el misterio de la isla, ni siquiera le dará un lugar en ella, Debe regresar al mundo del que aquella rosa se ha separado:

"Volvemos apresurados, a esperar nombramientos,
exasperantes publicaciones, discusiones amargas,
fermentos, guerras, enfermedades, música…".


"XIX Los hombres"

Su mundo es el mismo del que procede el rebaño de los turistas: la ciudad moderna tan distinta a la isla a la que ve como una "capital sin paredes/ hecha de sal, de piedra y pensamiento".

Rapa Nui aparece en este libro como un territorio tan separado del mundo moderno como imposible para éste. Escribe Neruda:

"…si navegáramos en tropel hacia la Isla,
si todos fueran sabios de golpe y acudiéramos
a Rapa Nui, la mataríamos…".


"XXIII Los hombres"


Finalmente se despide: "Adiós, adiós, isla secreta, rosa/ de purificación, ombligo de oro…". Neruda deja atrás esa "indiferencia inmóvil en el centro del mar" y las herméticas miradas de piedra de los moais dirigidas tanto "hacia dentro" como "hacia la eternidad del horizonte".

Los dos misterios, tanto el del interior de la piedra como el de la "eternidad del horizonte" son indescifrables para el poeta. De su visita ha obtenido cierta purificación de los lastres de su condición de hombre moderno. Lo que la isla le ha revelado, por contraste, son algunas características del mundo en que él mismo habita, de ese mundo urbano, civilizado e invasor del que esta rosa se ha separado.

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 /
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: