Moai en Rano Raraku.

 

+ Chile Crónico
El poeta de la mar, Ignacio Balcells.
Cavancha
La familia Loayza.
Ver Más
 
Te recomendamos
- Museo Antropológico Padre Sebastián Englert (MAPSE).

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...
 
1 / 2 / 3 / 4 /
Pablo Neruda y Rapa Nui
La isla imposible (continuación)

 

 

"Rapa Nui"

Veintitrés años después el poeta le pide perdón a Rapa Nui por mancillarla: "perdónanos a nosotros los parlanchines del mundo: /hemos venido de todas partes a escupir en tu lava…".


Desde la infancia

El poeta que nos habla en La rosa separada, es Neruda que se autorrepresenta como un turista entre otros turistas, pero se individualiza a través de sus datos biográficos. Vuelve a su infancia de "aprendiz de volcanes" cuando conoció el Tronador y el Villarrica, y desde esa experiencia contempla ahora el Ranu Raraku "volcán muerto hace mil años", al que llama "ombligo de la muerte".

A lo largo del libro hay más de una referencia a la autobiografía: Neruda contrasta experiencias que tuvo en otras latitudes, con las que tiene en la Isla. En Ceilán, Orinoco o Valdivia, entró en contacto con la fecundidad de la humedad terrestre. De Isla de Pascua, donde el viento, el agua y la luz son excesivos, dice: "salgo limpio, vertiendo la claridad del viento". Neruda, el "poeta oscuro" de los inviernos, de los bosques y el barro del sur, recibe ahora "el beso de piedra" en la frente.


Obras del viento

En esta nueva visita poética a la Isla ha desparecido la figura del constructor de estatuas de la Rapa Nui de Canto general. La noche y el viento han hecho este trabajo. En su "Introducción a mi tema", el poeta dice:

"Estatuas que la noche construyó
y desgranó en un círculo cerrado
para que no las viera sino el mar".

Más adelante, en el poema "VI La Isla" encontramos un motivo de la mitología universal: el de la creación por ensayo y error, la forma que usaron los dioses mayas para crear al hombre. Según el Popol Vuh lo hicieron de madera y luego de barro y en ambas ocasiones fallaron. Sólo cuando los construyeron de maíz tuvieron éxito. En el poema a que hemos hecho referencia, el "Señor Viento", que es "el dueño de Rapa Nui" hizo la primera estatua de arena mojada y luego "la deshizo alegremente". A la segunda, hecha de sal, "el mar hostil la derribó cantando". La tercera "fue un moai de granito, y este sobrevivió".

Neruda construye así, un mito de origen de los moais, en donde no son propiamente los dioses los creadores de las estatuas, sino una fuerza de la naturaleza, el viento, pero animado y hasta casi antropomorfizado, puesto que se le concede el título de Señor.

Esta creación adquiere cierta autonomía. El poeta evoca una era mítica que es la de la proliferación de estos gigantes que van poblando la isla con sus "narices de piedra":

"y, activos, destinaron descendencia: hijos
del viento y de la lava, nietos
del aire y la ceniza, recorrieron
con grandes pies la isla…

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 /
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: