Te recomendamos
- Museo Antropológico Padre Sebastián Englert (MAPSE).

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...
 
1 / 2 / 3 / 4 /
Pablo Neruda y Rapa Nui
La isla imposible

 

Por Darío Oses

La primera vez que Neruda viajó a Isla de Pascua lo hizo en forma imaginaria. Fue en 1948, mientras vivía en la clandestinidad. Entonces era un perseguido político que en diversos escondites se las arreglaba para terminar de escribir el más monumental de sus libros: Canto general. Éste es un gran poema sobre la historia, la prehistoria y la naturaleza del continente americano. Dos secciones de esta obra: "La lámpara en la tierra" y "El gran océano" se remontan a la América más remota. En este último capítulo, de carácter cosmogónico, incluye tres poemas a Rapa Nui.


Vista de Isla de Pascua desde un avión.

Como decíamos Neruda hizo este viaje a la Isla sólo con su imaginación poética y seguramente con algunas lecturas de historia natural y arqueología a las que era muy aficionado. No podría haber sido de otro modo, ya que éste fue un periplo no sólo en el espacio, sino en el tiempo. La Rapa Nui que el poeta visita es aquella en que estaban naciendo los moais:

"Tu roca religiosa fue cortada
hacia todas las líneas del Océano
y los rostros del hombre aparecieron
surgiendo de las entrañas de las islas…".


"Rapa Nui"

En este primer viaje el visitante llega a la isla cuando todo es soledad, silencio y misterio intocado.


Las estatuas y el hombre

En el poema siguiente, "Los constructores de estatuas", el poeta toma la voz de un yo colectivo, un escultor sin rostro y sin nombre, a diferencia de los que aparecen en el poema "Alturas de Macchu Picchu" a los que sí nombra: Juan Cortapiedras, Juan Comefrío, Juan Piesdescalzos. Este constructor rapa nui anónimo es la suma de las generaciones que gastaron "tantas uñas y manos" en la obra. Las estatuas no guardan ni un signo ni una sílaba de los secretos de los volcanes, del océano o la tierra: son sólo la prolongación del hombre que las hizo: "…las estatuas son lo que fuimos, somos/ nosotros, nuestra frente que miraba las olas…".

Así, en el centro de este poema está el colectivo humano, el pueblo cuyas manos múltiples se amarran en el tiempo "como una sola mano que ondula" para levantar "la estatua que creció sobre nuestra estatura".

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 /
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: