Te recomendamos
- Serindigena.cl

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...
 
1 / 2 / 3 / 4 /
Cosmogonía mapuche
El mito revivido

 

El mito de la destrucción del mundo por el agua es universal. Tiene distintas versiones. La más conocida es la del diluvio bíblico que se replica con sus variantes propias en distintas culturas, aun cuando la matriz es la misma: Dios o los dioses, cansados de la humanidad corrupta, deciden exterminarla, o el tiempo agotado se precipita hacia una catástrofe que al destruir el mundo hará posible la renovación del mismo: El agua es el elemento que más se asocia en la mitología con el caos primordial. El regreso a este caos permitiría entonces la creación de un cosmos nuevo.

Tal vez de todos los pueblos, el mapuche es el que más ha experimentado y padecido en carne propia este mito. En su tradición hay una leyenda según la cual existen dos poderes que se manifiestan en sendas serpientes: kai kai, que vive en el fondo del océano y cada cierto tiempo despierta para hacer subir las aguas, y tren tren, que se enfrenta a la anterior, levantando su lomo, es decir, haciendo crecer los cerros de modo de salvar al pueblo mapuche de la inundación.

Por Darío Oses


La lucha entre las serpientes

Así, se entabla esta contienda épica, entre dos seres míticos, uno empeñado en el exterminio y el otro en la salvación del hombre, que debe aferrarse desesperadamente a las cumbres mientras se desarrolla la lucha. Los que son alcanzados por el agua se convierten en peces y se van al mar. Otros prefieren convertirse en piedras. Llega un momento en que tren tren, extenuada, pide sacrificios para aplacar a kai kai porque ya no puede seguir levantando los cerros. Los mapuches matan entonces animales, los descuartizan y los arrojan al agua para conjurar a una kai kai hambrienta de sangre. Si eso no es suficiente, tren tren pide el sacrificio de un niño.

El poder de tren tren tiene un límite: Llega un momento en que no puede hacer subir más los cerros, porque éstos se acercan peligrosamente al sol. Si kai kai no alcanza tampoco a cubrirlos con el agua, los deja como islas y entonces los hombres quedan expuestos a otra de las formas universales de aniquilación de la humanidad: por abrasamiento. Algunos se cubren con utensilios, como platos, a otros el sol les quema el pelo y de ahí vienen los calvos, y muchos terminan abrasados.

Hay versiones que dicen que esta pugna entre tierra, agua y sol se da sólo en un cerro y allí se salva únicamente una pareja que vuelve a iniciar la vida humana. Según otras la contienda abarca a una cantidad de cerros y aunque los sobrevivientes son escasos, pueden formar varias parejas de adanes y evas.
 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 /
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: