Te recomendamos
- Cementerio Nº 1 de Iquique. Por Bernardo Guerrero.
- Cementerio Católico de Santiago.
Homenaje a Julio Martínez realizado en el Estadio Santa Laura, 1980. Foto: www.memoriachilena.cl

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...
 
1 /
3 de enero de 2008
Adiós a Julio Martínez
Jota Eme

 

Nuestro columnista iquiqueño, Bernardo Guerrero Jiménez, rinde homenaje al recientemente fallecido Julio Martínez, quien alguna vez prologara su libro sobre la historia del deporte en el puerto nortino.

Por Bernardo Guerrero Jiménez

Con la muerte de Julio Martínez se extingue un estilo de periodismo deportivo propio y singular. Un estilo que perteneció a la radio y a la prensa escrita. Las últimas apariciones de este periodista en la televisión, nos devolvían de pronto a los años '50. Un estilo pausado que seguramente irritaba a los ansiosos de la rapidez y el ritmo. Quizás por lo mismo, sólo tenía un espacio los domingos.

Jota Eme pertenecía a otro Chile. Uno en blanco y negro, en AM y con fotos retocadas de la revista Estadio o Gol y Gol. Un país sin TV que hacía imprescindible la existencia de un mediador como lo fue, en sus tiempos Darío Verdugo o Sergio Silva. Un Chile en el que ir al estadio era una fiesta a la que nuestros padres asistían poco menos que de corbata y paltó.

La prosa de este calvo con bigotes recortados sugería la existencia de una nación que se encontraba en el deporte aunque nos fuera mal. Una lírica en que los adjetivos y las exageraciones eran el pan de cada día. Pero que no se agotaba en frases hechas y sin relación con el pasado. La autoridad de gente como Julio Martínez provenía de su manejo de la historia, del dato preciso, de la anécdota. De esa sabiduría que consistía en conocer, a ciencia cierta, qué pasó por la mente de David Arellano cuando se desplomó en esa cancha de España. O quién era el jugador que más goles había hecho en un partido de fútbol. Como buen poeta, navegaba en las aguas de la teología: "Justicia Divina" exclamó al ver cómo la pelota entraba en el arco de la URSS, allá en Arica el año 1962.

Con Iquique tenía una relación especial. Sabía que en esta ciudad se había desarrollado una inmensa actividad deportiva con logros nacionales e internacionales. Se nutrió además de la sabiduría de Carlos Guerrero "Don Pampa", un iquiqueño que en las páginas de la Revista Estadio supo poner a nuestra ciudad en el lugar que correspondía. Siempre que hablaba de ella lo hacía apoyándose en el Tani y en Arturo Godoy.

Personalmente le tenía aprecio ya que no dudó en ningún instante en prologar mi libro sobre la historia del deporte iquiqueño. Y lo hizo fiel a su estilo y a su prosa: Enhebra cuidadosamente sus recuerdos de niño con la mirada del adulto y recuerda que de la mano de su padre asiste a un combate de Arturo Godoy. Este, no puede menos que admirarse frente al coraje del guapo de Caleta Buena. "Por Dios, que valiente es ese tío" exclamó el padre de JM. Fue entonces cuando un señor que estaba a su lado, respondió con una frase de dos palabras: "¡Es iquiqueño!". La anécdota resume claramente esa identidad local forjada en la pampa, en las caletas, en los barrios populares y en sus cuadriláteros. Julio Martínez, un observador agudo supo capturar esos rasgos tán nuestros y a veces tán olvidados.

El adiós de JM es la muerte definitiva de la revista Estadio y Gol Gol. Con él se cierra la última puerta a ese deporte romántico que se resume en la frase: "mojar la camiseta".

 
Subir
1 /
     
 Música  ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: