Link Recomendado
Revisa el álbum fotográfico de Elir Rojas.

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...
 
1 / 2 /
 
Aymaras en la ciudad (continuación)

 

Los jóvenes por su lado, una vez salido del colegio, se dedican a la música y/o al fútbol. Bandas de bronces animan los bailes del sábado por la noche. El "Kirki Marka", por ejemplo, acompaña a la Diablada en su despedida rumbo a La Tirana. Otros, en la Liga Andina, en Alto Hospicio, expresan a su pueblo en un equipo de fútbol. El Peñarol de Enquelga o Estrella Polar de Chijo, se simbolizan en los colores de sus camisetas. El sound, el invento musical de los jóvenes aymaras, en bandas emblemáticas como "American Sound" o "Tropical Sound" le dan a la noche andina e iquiqueña un sabor especial. "Haciendo el amor, haciendo el amor, toda la noche" o bien el "Borracho, borrachito" se convierten en himnos de una juventud que construye su propia identidad alejada tal vez de la protección de sus cerros tutelares.

Una larga serie de apellidos clásicamente andinos como Mamani, Ticuna, Challapa habitan la ciudad y llenan los libros de clases de las escuelas, por lo general, municipalizadas. O en la iniciación de actividades en rubros tales como el comercio, restaurantes o posadas para atender a la población boliviana que viene a comprar a la Zofri.

Este rostro aymara de Iquique, de la mano de los dirigentes andinos, ya sean quechuas o aymaras, agrupados en centros de jóvenes o en organizaciones que luchan por la reetnificación, han mostrado el orgullo que sienten por su historia. Encuentros, seminarios que van desde la salud intercultural, pasando por la recuperación de las aguas y la posibilidad de volver a hablar la lengua de sus abuelos, le otorgan a esta ciudad, tan bullanguera, un aire especial.

Los pueblos en el altiplano lucen abandonados. Se llenan de gente y de música, cuando el santo patrono, o el floreo del ganado, los invitan a pasar la fiesta. En esos días, la comunidad aparece revitalizada. Pero cuando suena la cacharpaya, indicando el adiós, vuelven a recobrar el silencio, el silencio de la inmensidad que cada día cuentan con menos hombres y menos mujeres para cultivar la quinoa y cuidar el ganado.

 
Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: