Link Recomendado
- La obra de Gabriela Mistral. Universidad de Chile.

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...
 
1 / 2 / 3 /
Gabriela Mistral y Pablo Neruda
El encuentro de dos lectores

 

Por Darío Oses

En "El oficio lateral", un artículo de 1949, Gabriela Mistral recuerda que cuando tenía sólo catorce años, empezó a trabajar en una aldea llamada Compañía Baja. Allí enseñaba a leer a grandes y chicos. Entre sus alumnos había desde niños de cinco años, hasta muchachos mayores que ella.

Se encontró entonces en una situación incómoda. En el pueblo consideraban casi una señal de menosprecio que hubiesen mandado a su escuela a una adolescente, casi niña. Para empeorar las cosas, esta niña se llevaba mal con la directora.


La fiesta pequeña y clandestina

Dos cosas la ayudaron a soportar el aislamiento. La primera fue la naturaleza, que encontró en la cercanía del mar y en "un ancho olivar". La otra y la principal fueron los libros. Un lector local, Bernardo Ossandón, le abrió las puertas de su propia biblioteca. Comenzó entonces para ella "el deslizamiento hacia la fiesta pequeña y clandestina que sería la lectura".

Fue así como en esa aldea algo hostil, los libros le abrieron a la poeta un refugio que ya no se cerraría más. Leía en forma desordenada, "a tontas y a locas, sin idea alguna de jerarquía". Al regresar de la escuela se ponía a vivir "acompañada por la imaginación de los poetas y de los contadores, fuesen ellos sabios o vanos, provechosos o inútiles".


Por el río de los libros

Neruda fue también un lector ávido, desde muy joven: "A los catorce o quince años yo fui un lector hambriento y sediento", le dijo a Rita Guibert en una larga entrevista que dio en Isla Negra, enero de 1970.

El niño poeta leía a solas, buscando los espacios y tiempos más íntimos: el dormitorio y la noche. La lluvia torrencial ayudaba a su aislamiento. En sus Memorias reconstruye la escena en que está solo en su pieza leyendo a Salgari, mientras "la noche y la lluvia cubren el mundo". Luego anota: "Qué soledad la de un pequeño niño poeta, vestido de negro, en la frontera espaciosa y terrible. La vida y los libros poco a poco me van dejando entrever misterios abrumadores".
 
Subir
1 / 2 / 3 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: