Representación de cuansimodista en cerámica de Talagante.

+ Chile Crónico
El poeta de la mar, Ignacio Balcells.
Cavancha
La familia Loayza.
Ver Más
 
Te recomendamos
- Restrospectiva en el Museo Nacional de Bellas Artes: El bicentenario del cómic chileno.

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...

Abril 2009
1 / 2 /
Cuasimodo
Tesoro del pueblo de Dios (continuación)

 

La primera noticia que hay de la celebración se encuentra en el diario “El Mercurio”, de Valparaíso, en abril de 1842, allí se publicó una extensa crónica del exiliado argentino Domingo Faustino Sarmiento, quien se refirió a la festividad que se hacía en el pueblo de Renca. La fiesta se extendió a Santiago y pueblos aledaños. En los sectores urbanos se denominó Cuasimodo y en las áreas rurales “correr a Cristo”. Hasta hace algunas décadas sólo se realizaba en la Región Metropolitana pero espontáneamente comenzó a extenderse por el territorio nacional. Hoy se efectúa en más de 180 lugares, desde Poconchile, al norte de Arica, hasta Coyhaique.


Representación de cuasimodistas en cerámica de Talagante.



Con los años su fisonomía ha variado. Inicialmente fueron sólo hombres a caballo los que participaban, hoy se han sumado ciclistas, carretelas, automóviles y hasta camiones. Sólo en Colina se mantiene la cabalgata con miles de jinetes. Actualmente, existe la Asociación Nacional de Cuasimodistas, entidad con personalidad jurídica canónica, presidida por Clemira Montenegro, antigua amazona en la fiesta de Lo Barnechea.

Por su autenticidad e identidad es posible que la festividad sea declarada Monumento Nacional, así lo señala Ángel Cabeza, secretario ejecutivo del Consejo de Monumentos Nacionales: “La ley se aplica a bienes tangibles como: lugares, ruinas, construcciones u objetos. Las manifestaciones culturales sin un soporte material no pueden ser declaradas Monumento Nacional. Para obviar esta situación hemos resuelto reunir los objetos más idóneos que representen el Cuasimodo y una vez que se apruebe la declaración de estos objetos, se pedirá al Ministerio de Educación la dictación del decreto respectivo”.

Ninguna manifestación de fe en la religiosidad popular católica se puede comparar con esta singular celebración. Así lo afirmó Juan Pablo II, en la ciudad de La Serena, el 5 de abril de 1987: “Cuasimodo es una singular expresión de piedad popular, única en su género en el mundo y que se constituye en un verdadero tesoro del pueblo de Dios”.

Sin embargo, Cuasimodo es una fiesta sin música. El sonido está en la campana que anuncia la llegada de Jesús sacramentado; en las jaculatorias que pregonan los participantes como “Viva Cristo Rey”, o en la plegaria que ha resonado, desde los inicios: “Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios de los Ejércitos; llenos están los cielos de la majestad de vuestra gloria; Gloria al Padre; Gloria al Hijo; Gloria al Espíritu Santo”.

Quizás no hay, en el mundo católico, una fiesta más alegre y solidaria que Cuasimodo.
 
Subir
1 / 2 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: