Te recomendamos
- Restrospectiva en el Museo Nacional de Bellas Artes: El bicentenario del cómic chileno.

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...

Enero 2009
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
Cobquecura:
Balneario de piedra y de lobos (continuación)

 

Cobquecura perdida

“Bienes raíces”, el segundo relato de esta Trilogía se inicia con una evocación nostálgica de la Cobquecura de mediados del siglo XX, sin electricidad, sin gas, agua potable ni teléfono. Cuando el camino a Qurihue era “poco más que una huella del todo intransitable en los meses de invierno, y el agua caliente era algo que se usaba básicamente para preparar el té o el mate”.

Entonces “Cobquecura, más que un pueblo costero, era una verdadera isla, algo así como un enclave chilote en el centro del país (…) un rincón idílico, ajeno al mundanal ruido, que convenía mantener apartado y casi desconocido para poder solazarse en su natural placidez.

Como lo indica Andrés Gallardo, Cobquecura fue uno de esos lugares donde se podía cumplir el sueño algo contradictorio de aquellos turistas que hacen lo posible por turistear en algún lugar sin turistas. En síntesis, Cobquecura fue, como otros balnearios, “un espacio mítico que unos pocos iniciados tenían interés en mantener semisecreto”. Pero llegó la electricidad, y el camino a Quirihue, antes imposible, fue asfaltado, con lo cual el veraneo en Cobquecura dejó de ser para aquellos pocos elegidos, y la venta de terrenos y de casas se convirtió en un negocio interesante, como se relata con tanta propiedad en “Bienes raíces".

Bibliografía
- Boza, Cristián, Balnearios tradicionales de Chile. Su arquitectura. Montt, Palumbo&Cia Ltda. Editores. Santiago, 1986.
- Gallardo, Andrés, Tríptico de Cobquecura. Liberalia Ediciones. Santiago, 2007.

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: