Te recomendamos
- Restrospectiva en el Museo Nacional de Bellas Artes: El bicentenario del cómic chileno.

Comunidad Activa
Sugerir Temas
Sugerir Agenda
Sugerir Link
Chile Crónico
Inicio/Chile Crónico...

Enero 2009
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
Cobquecura:
Balneario de piedra y de lobos (continuación)

 

La Lobería

Las descripciones de Andrés Gallardo son acertadas. El primero de sus relatos, titulado “La piel del Ojo” comienza así: “La villa de Cobquecura tiende su gracia apacible, de hecho más rural que marina, junto al Mar del Sur de Chile, a la altura de Chillán, entre la colina del Calvario y el islote rocoso de La Lobería, donde bulle sin cesar una colonia de lobas y lobos de mar”.

En efecto, parte del encanto de esta playa es que todavía es un mundo rural, como alguna vez lo fueron las playas del litoral central chileno, ahora saturadas de ciudad y de ciudadanos en plan de veraneo.

La Lobería de que habla Gallardo, es un hito del paisaje sobre el cual Cobquecura ha construido su identidad. De hecho la figura que llena su escudo de armas es un lobo marino. Formada por cuatro grandes rocas que sobresalen del mar a sólo 50 metros de la playa, este lugar es el hábitat de cerca de tres mil lobos, y ha sido declarado Santuario de la naturaleza. La acción del relato “La piel del ojo” se inicia aquí, frente a las rocas de La Lobería, donde una niña morena, ágil y desnuda, se baña cada noche, entre las sorprendidas lobas.

Uno de los protagonistas de “La piel del Ojo”, es el ciego que le da el nombre a esta nouvelle, y a quien todos conocen por el sobrenombre de Ojo. Este no vidente ve a través de los ojos de su amada, Norita Albornoz, quien le hace descripciones literarias de los paisajes de Cobquecura: “Ya estamos en la playa, frente a La Lobería – dice Norita -. Incluso en las noches más plácidas, aquí el mar siempre es impetuoso, como si entendiera que este peñón es un desafío. Esos bramidos que oyes son los bramidos de los lobos de mar que luchan por su espacio, que llaman a sus hembras (…) también se oyen los bramidos de las hembras, que inquietan a los machos, que tranquilizan a sus crías, que se sumergen en el agua helada.”

Los paisajes del camino

Varios pueblos se ubican a lo largo de la línea de la costa, al norte y sur de Cobquecura. Al norte están Pilcura, Buchupureo y Pullay, y al sur: Taucú, Huiquilcura, Colmuyao, La Orilla y Mela. En el capítulo final de “La piel del Ojo”, los personajes: Ojo, Alzheimer y sus respectivas parejas, parten hacia Mela. Como siempre, Norita va “contándole el paisaje” a su adorado ciego: “El camino, labrado en una colina gredosa, serpentea y se remonta como una vieja muralla de ladrillos, soslayando la presencia agresiva del mar. Ahí al frente se divisa (…) el pueblecito de Taucú, rural y pacífico, con sus casas de barro y madera, cercadas de viejos cipreses y terrosos pinos que entrelazan sus ramas, amparándolas del viento…”

La llegada a Colmuyao da lugar a otra de las memorables descripciones orales de Norita: “En una colina protegida de los vientos, el fulgor blanquecino de un pequeño cementerio anuncia la cercanía de un poblado (…) que no pasa de ser un caserío, si bien pintoresco en sus construcciones de adobe y sus corrales de rústicas tablas (…) Los techos de cinc y los postes del tendido de luz eléctrica nos recuerdan vagamente que ya no estamos en la época colonial, sino entrando sin mucho entusiasmo en la modernidad”.

Se describe también un asado la cobquecurana, con una sarta de piures asándose cerca de la parrilla donde reposa el costillar, más allá hay grandes ensaladas de tomate con cebolla, sopaipillas, pebre, una fuente humeante de papas, con seguridad las maravillosas papas de la zona, cultivadas en tierra arenosa, cerca del mar, y el vino pipeño de uva Italia de Guariligüe.

 
Subir
1 / 2 / 3 / 4 / 5 /
     
     ¿Tu Favorito?  Escríbenos
 Mapa
 Créditos  Un Sitio:
 Patrocina:
 Ganador del: